Las Razas de Cerdo Ibérico más Importantes

22 Nov 2023

El mundo del cerdo nos parece sencillamente apasionante, y ya no solo por los productos que nos aporta. Y es que estamos hablando de un animal con una gran cantidad de variedades, con cruces que se han ido haciendo tanto de forma fortuita como por decisión humana, y con una historia increíble. Hoy vamos a adentrarnos un poco más en la parte biológica de este animal, y te vamos a hablar de las diferentes variedades de cerdo ibérico que hay. O, al menos, ¡de una selección de las más importantes!

diferentes razas de cerdo ibérico en un establo

Cerdo ibérico negro

Comenzamos, cómo no, hablando del cerdo ibérico negro, una de las razas más emblemáticas y, a la par, más reconocibles. Y es que su pelo oscuro, con un color casi negro, es lo que se ha convertido en su seña de identidad. Desciende del jabalí europeo y, gracias a la selección natural y a la intervención humana, ha ido evolucionando para convertirse en lo que es ahora mismo.

Como hemos señalado, tiene un pelaje oscuro, azabache, muy característico, aunque en ocasiones puede presentar manchas algo más claras. Su cuerpo es robusto, y tiene un buen tamaño, gracias también a que dispone de unas patas fuertes que le permiten moverse con agilidad. Además, su cabeza es bastante ancha, grande, y tienen unas orejas caídas que los convierten en una auténtica belleza.

cerdo ibérico negro

Por regla general, su hábitat suele ser una reserva natural conocida como dehesa. Es en estas dehesas donde se alimentan de pastos y bellotas, y realizan una gran cantidad de ejercicio físico. Esta forma de crianza favorece que su carne tenga una mayor calidad, y esta es una de las características que más ha popularizado su consumo. Son animales majestuosos, imponentes y con una fuerza demoledora.

Cerdo lampiño

Una de las variedades de cerdo ibérico negro más llamativa es la del cerdo lampiño. Y es que, como su propio nombre indica, no tiene pelo. Pese a esto, comparte muchas de las características del cerdo negro. Su cuerpo es robusto y musculoso, muy bien proporcionado y de un tamaño increíble. Además, sus patas son fuertes. Sí es cierto que hay que tener cierto cuidado durante el proceso de producción, puesto que hablamos de animales que no tienen demasiada protección frente a las inclemencias meteorológicas. Así que es importante que, en la reserva en la que se encuentren, puedan hallar zonas a la sombra para protegerse del sol abrasador.

cerdo ibérico lampiño

Cerdo entrepelado

Otra de las variantes más conocidas es la del cerdo entrepelado, que se caracteriza por tener un pelo algo más corto que el tradicional cerdo negro. Esto supone una ventaja para los criadores, y es que pueden ver su musculatura con facilidad gracias a la escasez de pelo. Por lo demás, sus características físicas son muy similares a las que hemos mencionado anteriormente.

Cerdo ibérico colorado

¡Pasemos a hablar de otra variedad de cerdo ibérico diferente! En este caso, el conocido como cerdo colorado. Como podrás imaginar por su nombre, su pelaje es de tonalidades más rojizas, e incluso cercanas al marrón, dependiendo del ejemplar. Y eso hace que su aspecto sea totalmente imponente.

cerdo ibérico colorado

Comparte características con el cerdo negro, como su tamaño. Tiene un físico muy robusto, unas patas muy fuertes y una cabeza grande, así como un lomo de gran envergadura.

Como curiosidad, debes saber que hay diferentes variedades de color dentro de la tonalidad rojiza. Y es justo de eso de lo que vamos a hablar a continuación, para que así puedas distinguirlos de un solo vistazo.

Cerdo manchado

En primer lugar, encontramos el conocido como cerdo manchado, que tiene un pelaje moteado que le aporta un aspecto totalmente diferente. Es fácil identificarlo, como podrás imaginar, puesto que esas manchas llaman bastante la atención. Su tamaño es similar al de los anteriores, y, aunque depende del individuo en cuestión, casi siempre hablamos de cerdos bastante grandes.

cerdo ibérico manchado

Son animales bien desarrollados, fuertes y voluminosos, que cuentan además con la peculiaridad de ser especialmente atractivos por sus manchas. Como curiosidad, debes saber que hay productores que realizan una selección ya no solo en base a su tamaño, sino también a su pelaje. De esta manera, buscan preservar esta cualidad tan apreciada.

Cerdo retinto

El cerdo retinto conserva prácticamente todas las características propias del cerdo ibérico colorado, pero con el apellido de “retinto”. Es decir, que tiene un pelaje más intenso, rojizo. Sus orejas están caídas, su cuerpo es musculoso y siempre debe estar bien proporcionado.

Cerdo rubio andaluz

¿Has escuchado en alguna ocasión hablar del cerdo rubio andaluz? Este tiene un pelaje mucho más claro que los anteriores, casi dorado, algo que lo hace fácilmente identificable. Y se le denomina andaluz precisamente porque suele estar presente en estas zonas.

cerdo rubio

Pese a que cambia el color de su pelaje, lo cierto es que sus características físicas se mantienen muy similares a las que ya hemos señalado: elegante, grande, imponente y muy bien proporcionado.

Normalmente, estos cerdos se suelen criar siguiendo los métodos más tradicionales, en dehesas y alimentándose de bellotas. Y eso contribuye también a la calidad que posteriormente ofrecen.

Cerdo torbiscal

Y pasamos a la última de las variedades de cerdo ibérico rojizo, el conocido como torbiscal. En este caso, hablamos de un animal con un pelaje algo más oscuro que los anteriores; de ahí su nombre, que deriva de turbio y nos habla justo de esta cualidad. Gracias al color de su manto, se adapta muy bien a entornos naturales en los que su pelo pasa totalmente desapercibido. Además, este pelaje es denso, con lo cual resiste muy bien a los elementos ambientales en general.

Por lo demás, debes saber que continúa siendo un animal fuerte, con un tamaño muy similar a las variedades que hemos mencionado con anterioridad.

Lo positivo de contar con tantas razas diferentes es la increíble riqueza genética que esto nos aporta, y que nos permite disfrutar de una variedad de productos inmensa. Cada raza aporta un distintivo único, y hace que la tradición ganadera de nuestro país cobre incluso más relevancia a nivel internacional. ¡Y aporta incluso más fama a nuestro ya de por sí increíble jamón ibérico!