Las mejores recetas para disfrutar al máximo de tu pata de jamón

18 Dic 2023

¿Has recibido una pata de jamón como regalo de Navidad, y quieres sacarle el máximo partido? ¿O quieres exprimir al máximo en tu cocina esa que te has comprado hace poco? Hoy te vamos a enseñar cómo disfrutar incluso más del jamón, con algunas recetas que son casi joyas de la gastronomía. Y es que no hay nada como contentar tu paladar con carne de calidad, así como con mezclas rompedoras. ¡Sigue leyendo, porque no vas a querer perdértelas! 

Alcachofas con jamón 

Comenzamos con una elaboración irresistible, tanto por su sabor como por lo saludable que es. Y es que hablamos de alcachofas tiernas, que encajan a la perfección con jamón, ya sea en tacos o en lonchas. Además de ser una receta deliciosa, ¡es muy sencilla! Porque bastará con saltear las alcachofas (¡siempre en aceite de oliva virgen extra!), e ir agregando poco a poco lonchas de jamón. O tacos, dependiendo de lo que prefieras. Te va a encantar, tanto por la mezcla de texturas como por la de sabores. Comer sano nunca había sido tan delicioso, y nunca había requerido una elaboración tan sencilla. 

alcachofas con jamón

▶️ Receta de alcachofas con jamón

Croquetas con jamón 

Si hay un plato típico con jamón esas son, sin dudas, las croquetas de toda la vida. Pese a que requieren algo más de elaboración, lo cierto es que merecen totalmente la pena. Porque esa cremosidad propia de la bechamel, acompañada de la salazón y la textura del jamón, son una explosión de sabor en cada bocado. Si las fríes hasta el punto de dejarlas doradas y crujientes, descubrirás que un plato sencillo puede ser una delicia. Es más, puedes freírlas en una freidora de aire, si buscas mantener un estilo de vida saludable. Aunque si las vas a comer solo de vez en cuando, ¡siempre te puedes dar el capricho!  

croquetas de jamón ibérico y huevo duro

💡 Receta de croquetas de jamón ibérico y huevo duro

Guisantes con jamón 

Los guisantes con jamón son un plato clásico que jamás pasa de moda, y que podrás tener listo en mucho menos tiempo del que imaginas. Es más, bastará con pochar un poco los guisantes, dejándolos al dente, y luego añadir el jamón en la sartén. De esta manera, se mezclará el sabor y la textura del jamón cambiará por completo. 

Es una receta simple, sencilla, pero que ofrece un equilibrio de sabores que te dejará con ganas demás. 

Huevos rotos 

¡Y seguimos con los clásicos! En este caso, huevos rotos con jamón. Son perfectos no solo para comer o cenar, sino también para desayunar o incluso para hacer un brunch especial. Para conseguir que los huevos se queden con la mejor temperatura, te recomendamos cocinarlos a baja temperatura. Cuando ya estén casi listos, coloca encima el jamón y deja que este vierta su jugo sobre ellos. ¡Es un plato totalmente irresistible! Si lo acompañas de pan crujiente, se le hará la boca agua a cualquier comensal de tu mesa. 

Lentejas con jamón 

Para esos días de frío, nada como un buen plato de lentejas. Y, ¿has probado a echarle algo de jamón? Las lentejas aportarán ese sabor ligero, suave, que emulsionará a la perfección con la intensidad el jamón, así como con su potencia de sabor. Será un plato que no solo te hará entrar en calor, sino que también hará que tu paladar se deshaga de placer. 

Melón con jamón 

¿Prefieres un postre? En ese caso, ¡nada como melón como jamón! Sabemos que puede parecer, a priori, una receta un poco atrevida, pero es algo que se lleva consumiendo desde hace muchos años. Es una autentica explosión de sabores, fácil de preparar y que te hará querer repetir. 

melón con jamón

Para conseguir que la mezcla sea perfecta, basta con cortar el melón en trozos pequeños, e ir envolviéndolo poco a poco en lonchas de jamón. Lo ideal es que cada trozo quepa en un solo bocado, para así conseguir que se mezclen por completo las texturas y los contrastes de sabor. ¡En cuanto lo pruebes, no podrás dejar de comerlo! 

Patatas al pelotón 

Otro clásico: ¡patatas al pelotón! Un plato muy completo que te aportará todos los nutrientes necesarios, desde los hidratos de la patata hasta la proteína y la grasa del jamón y el huevo. Para conseguir que la elaboración sea perfecta, te recomendamos cortar las patatas en rodajas y acompañarlas de cebollas y de ajo. Cuando estas se encuentren casi listas, es el momento de añadir jamón y huevo. Se mezclarán los sabores, y el jamón aportará ese toque extra de grasa y salazón que tanto potenciará el plato. 

Aunque pueda parecerte un plato sencillo, realmente es toda una delicia. Lo puedes usar como acompañamiento o incluso como plato principal. Y, en caso de que busques darle un distintivo, te recomendamos que pruebes con aceite de trufa. ¡Cambiará por completo el plato, y disfrutarás incluso más! 

Pizza con jamón 

La piña en la pizza quizá no es un buen añadido, pero te instamos a que pruebes el jamón en la pizza. Es un giro con respecto a lo que estamos acostumbrados a comer, pero hará que la experiencia sea mucho más elevada. Para conseguir la pizza perfecta, te recomendamos que añadas rúcula, queso de cabra y tomates Cherry, además del jamón. Con esa combinación, ¡será todo un éxito asegurado! 

pizza de jamón

Salmorejo 

Si hay un plato típico andaluz que consigue triunfar en todas las mesas, ese es, sin duda, el salmorejo. Y es que es fresco, sabroso, con esa textura tan particular. Realmente, está hecho a base de tomate, pan y aceite de oliva, pero si lo decoras con trozos de jamón notarás la diferencia. También puedes echarle huevo duro, puesto que será otro acierto. 

Serranito 

¿Prefieres hacerte un bocadillo, algo más rápido, pero también delicioso? En ese caso, apuesta sí o sí por un serranito. Jamón serrano, lomo o pollo, pimientos y tomate: ¡no necesitarás absolutamente nada más! Échale un poco de aceite a dos rebanadas de pan crujiente, y disfruta de una comida o cena única con pocos ingredientes, fácil de hacer y deliciosa. 

bocadillo serranito

💡 Receta de bocadillo serranito

Hasta aquí algunas de las recetas más recomendables para disfrutar de tu pata de jamón.

Otras recetas que te pueden interesar: